Faba de Lourenzá Noticias Centro de prensa Suscripción Enlaces Postales Libro de visitas
Centro de interpretación Haba en el mundo Faba Lourenzá Gastronomía Festa da Faba Para niños Lourenzá
Globo 1
Historia e influencia asturiana Enfermedades Producción, distribución y procesado Denominación de Origen Técnicas de cultivo Galería de imágenes
Globo 3
Mascota
 

Técnicas de cultivo

Cultivo asociado

El sistema de cultivo asociado al maiz proporciona menores rendimientos finales, aunque esta doble producción supone una alternativa interesante desde el punto de vista de un aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. Esta asociación encaja perfectamente en la estructura agrícola gallega, caracterizada por la reducida superficie de las explotaciones.

De este modo, el cultivo asociado haba-maiz es una práctica habitual empleada por los agricultores de la zona, como fórmula tradicional con materiales autóctonos. En esta modalidad el maiz actúa como soporte cuando las variedades de habas sembradas son de hábito trepador.

Monocultivo

La evolución y la modernización de la agricultura en las zonas productoras ha conllevado la puesta en marcha de explotaciones más profesionalizadas. Este hecho supone un cambio en el esquema tradicional del cultivo del haba.

El asociacionismo del maiz y la leguminosa se sustituye en muchos casos por extensiones de monocultivo, en las que las habas crecen con la ayuda de tutores.

Preparación del terreno
Este proceso consiste fundamentalmente en la descompactación de la tierra para el posterior pingado -siembra- de las habas. Es necesario además añadirle al suelo fertilizantes que favorezcan la correcta germinación.

Siembra
Entre los meses de mayo y junio es tiempo de sembrar las habas. Éstas se entierran a una profundidad que oscila entre los 2 y los 5 centímetros. La distancia de separación entre plantas viene determinada por el tipo de cultivo en cuestión: asociado o entutorado.

Tratamientos
El cultivo del haba está expuesto al ataque de diversas plagas y enfermedades. Para evitar daños en la cosecha deben tomarse diversas medidas de precaución, que se complementan con el uso de tratamientos químicos.

Riego
Las habas son muy sensibles a la felta o exceso de agua, especialmente durante la etapa de floración. Los suelos deben presentar un nivel de humedad constante para el correcto desarrollo de las plantas.

Recolección
Entre los meses de agosto y noviembre se procede a la recolección, que puede hacerse vaina a vaina o arrancando completamente la planta para su posterior secado.




© CENTRO DE INTERPRETACIÓN DA FABA, LOURENZÁ